El municipio está creando una huerta de tres hectáreas en el marco del “Programa de Economía Social y Agroecología”

70

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán está creando una gran huerta comunitaria de tres hectáreas en el predio ubicado en avenida Adolfo de la Vega, entre Lavalle y Lamadrid, detrás de la Casa del Bicentenario y del Centro Integrador Comunitario “Adolfo de la Vega”.

Previamente, con la colaboración del Consorcio Público Metropolitano, el municipio limpió, desmontó y niveló el terreno, y con la colaboración de los vecinos impulsó el proyecto que tiene fines solidarios, ya que beneficiará a familias vulnerables.

La construcción de la nueva huerta forma parte del “Programa de Economía Social y Agroecología”, que depende de la Secretaría de Desarrollo Social y Cultural municipal. El programa tiene como objetivo favorecer la economía hogareña, incentivar la producción de verduras y hortalizas orgánicas y el promover el consumo de alimentos más saludables. Las actividades se desarrollan junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que aporta las semillas y el asesoramiento técnico.

“En la avenida Adolfo de la Vega al 500, hacia atrás, tenemos un predio de cuatro hectáreas, de las cuales tres hectáreas van a tener plantaciones de distintos tipos de verduras que vamos a distribuir entre comedores y merenderos”, explicó el intendente Germán Alfaro.  “Son los propios vecinos que viven a la par los que están colaborando con el trabajo. En el marco de la crisis económica por la que estamos atravesando y de la pandemia, que los propios vecinos tomen el hábito de cultivar sus propios alimentos es importante y muy loable”, resaltó el jefe comunal.  El intendente señaló que también se entregaron a los vecinos plantas de vid donadas por el INTA, una planta frutal de rápido crecimiento y maduración.

Por su parte, la diputada nacional Beatriz Ávila resaltó que por iniciativa del intendente Germán Alfaro se dispuso la creación del Programa de Economía Social y Agroecología, cuyo objetivo central es desarrollar huertas comunitarias y familiares y fomentar el autoconsumo.

“En este caso se hizo una experiencia piloto, donde había unos lotes abandonados, comenzamos a cultivar productos de estación en tres hectáreas. Fue una experiencia sumamente positiva, porque los vecinos se han interesado en la propuesta, fueron capacitados en el ciclo de producción desde la siembra hasta la cosecha, y hoy pueden ver los primeros frutos”, agregó la parlamentaria. Ávila sostuvo que “las huertas urbanas hoy más que nunca son necesarias porque tienen que ver con una necesidad básica, que es el alimento”.

El “Programa de Economía Social y Agroecología”, que fue creado este año, viene a reforzar el esfuerzo que desde hace más de dos décadas el municipio realiza en conjunto con el INTA para promover las huertas familiares, escolares y comunitarias.

Cabe recordar que, en los últimos meses, también se crearon huertas en los seis Centros Integradores Comunitarios (CIC) que dependen de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán. Las cosechas de estas huertas abastecen las cocinas de comedores y cocinas comunitarias y de Centros de Desarrollo Infantil. En algunos casos también se distribuyen entre las familias de los barrios.