En Tafí Viejo prohíben la venta de pirotecnia en la vía pública

115

Las zonas céntricas se suman al área de prohibición.

Con el objetivo de resguardar la seguridad de la comunidad y evitar accidentes la Dirección de Inspección General informó que está prohibida la venta de pirotecnia en la vía pública, habrá sectores de la ciudad donde no se habilitará la comercialización de este tipo de artículos.

La finalidad es promover el uso de la pirotecnia luminosa y la eliminación de los cohetes que producen grandes estruendos, ya que estos ocasionan daños a personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y a los animales.

En este aspecto la Dirección de Defensa Civil insistió en que la venta está prohibida en kioscos metálicos, gazebos o construcciones similares. Debe comercializarse solo en locales habilitados y con un riguroso control de almacenamiento.

No se habilitarán locales en propiedades de un piso o más que estén ocupadas en los pisos superiores, en galerías públicas, accesos a supermercados o lugares similares. Tampoco se habilitarán comercios situados en un radio cercano a estaciones de servicio o depósitos de combustibles

Con el arribo de las fiestas de Fin de Año aumentan las tareas para concientizar a los vecinos sobre el perjuicio del uso de la pirotecnia sonora. En este sentido, la Municipalidad de Tafí Viejo apoya y se suma a la iniciativa que fomenta el uso de la pirotecnia luminosa.

Las personas que padecen el trastorno pueden llegar a experimentar ansiedad, miedo, estrés, dolores corporales, desorganización emocional, entre varios síntomas más, cuando escuchan explosiones de pirotecnia. Esos ruidos son muy intensos para ellos, por lo que se sugiere, en un ambiente de empatía y acompañamiento, evitar la pirotecnia, o en su lugar, que sea luminosa y no explosiva.

Es por ello que la Municipalidad de Tafí Viejo solicita a la comunidad concientización, para evitar que estas personas y los animales, sufran cuando en realidad hay que celebrar. Las familias con pacientes que padecen TEA, se organizan de tal manera para reducir los efectos de las detonaciones.

Un niño o una niña pueden gritar y llorar más de una hora producto de un petardo que explotó. No importa si es algo lejano, estos pacientes perciben la explosión, debido a su hipersensibilidad, como si se produjera a su lado.