La Nación retrocede, pero el paro del campo sigue

53
ÁNIMOS CALDEADOS. Por ahora, en el norte, los ruralistas hacen un control itinerante de cargas.
Brick-Force-Inmuebles-Automotores

La “marcha atrás” que dio el Gobierno nacional no alcanzó. Ayer se inició el “cese de comercialización” de granos dispuesto por la Mesa de Enlace de las entidades que agrupan a las entidades ruralistas argentinas, en repudio a la restricción temporaria que dispuso el gobierno de Alberto Fernández a la exportación de maíz. La Casa Rosada invocó la necesidad de abastecer el mercado interno para abaratar, por ejemplo, la producción pecuaria, ya que el maíz es uno de los principales alimentos del ganado. Sin embargo, el ministro de Agricultura de la Nación, Luis Basterra, temprano, anunció mediante un comunicado de prensa la reapertura parcial de la venta de maíz al exterior. Los productores sostienen que es una decisión que “no alcanza” y ratificaron la medida de fuerza.

A la confirmación del paro anunciado por la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) siguió la inmediata adhesión de Confederaciones Rurales Argentinas, Sociedad Rural Argentina y Federación Agraria Argentina. La protesta se extenderá hasta mañana, inclusive.

Las entidades que representan al sector agropecuario, además, han advertido que si no se alcanza un acuerdo con la Nación en el corto plazo, se tomarán medidas más graves. “Creo que la actitud del Gobierno nos va a llevar a hacer otra protesta, pero esta vez en serio: como en los países desarrollados que hasta dan vuelta camiones”, aseguró Manuel Cabanellas, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas.

Cuestionamientos de la región

La Asociación Civil de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor) criticó ayer la reapertura del Registro de Exportaciones de maíz y comparó esta medida con la de los años 2009-2015, llamada ROE (Registro de Operaciones al Exterior). Aseguró que desalienta la siembra de maíz; que provoca la caída de la producción a la mitad respecto de los volúmenes actuales; y que fomenta el monocultivo de soja. Lo hizo a través de un documento que tituló “Un paso atrás para tomar impulso”.

“Ante el inminente intento de restitución de ese sistema fogoneado por el Gobierno y los exportadores, instamos a las instituciones representantes del sector primario a abandonar el Consejo Agroindustrial Argentino, ya que lejos está de defender nuestros intereses, como lo venimos sosteniendo desde los comienzos de ese Consejo”, expresó, tajantemente, la entidad regional. “En su momento advertimos que buscaban el diferencial arancelario: lo consiguieron. Ahora quieren volver a quedarse con la rentabilidad del sector primario. Estamos poniendo al zorro a cuidar el gallinero”, cuestionaron.

“Ratificamos la adhesión a la medida de fuerza anunciada por la CEEA y evaluamos la posibilidad de extender la medida si el gobierno no reabre de manera total el Registro de Exportaciones”, subrayó Apronor.

El vicepresidente de la asociación, Fernando Palomo, al ser consultado sobre la posibilidad de una movilización en Tucumán, expresó que, por el momento, debido a la época de siembra, la medida de fuerza consiste en controles itinerantes de carga. Es decir, se detiene a los camiones, se los registra y se informa sobre su contenido y sobre el productor que lo está comercializando.

“Por el momento nos estamos manejando por grupos de WhatsApp, ya que estamos en plena siembra, con mucho trabajo. Lo que decidimos hacer, son controles itinerantes de carga. Si vemos algún camión, en el acto informamos y vemos que carga lleva. No estamos en un punto fijo, sino que estamos andando todo el tiempo, porque esta época así lo requiere. Cuando concluya esta medida de fuerza, ahí sí, tendremos que hacer una asamblea para tomar cualquier tipo de decisión, ya sea virtual o presencial. Acá en el Norte el cultivo de maíz es más importante que en otras zonas, por todos los beneficios que aporta. Entonces es probable que nosotros, a pesar de lo que diga Mesa de Enlace (CEEA), decidamos ir más allá con la medida de fuerza, ya que al principio nos parecía insuficiente y nos hubiera gustado que sean unos días más”.

Palomo también se refirió a la situación de los productores del norte en cuanto al maíz. “Sin duda es importante para abastecer a los ganaderos locales. Es importante la producción local de maíz, también, para no tener que traerlo de otras regiones. Nos da un beneficio muy importante desde el punto de vista agronómico, por la rotación de cultivos. Para los campos que solamente pueden plantar grano por cuestiones climáticas, aporta mucha materia orgánica, mucho rastrojo, lo cual beneficia el suelo de cultivo. Además, corta los ciclos de vida de la plaga de Picudo Negro, muy difícil de controlar”, detalló.

Finalmente, Palomo denunció que con la restricción de los cupos de exportación se generó un sistema de especulación perjudicial para los productores.

“Generalmente, el mercado interno y los cupos de exportación, por ejemplo los de 2013, 2014 o 2015, quedaban satisfechos durante el primer semestre. Entonces cuando cosechábamos en julio o agosto, no teníamos donde ubicarlo, porque el Gobierno no te daba más cupo de exportación. Había ‘sobre stock’ y caía mucho el precio del maíz. Ahí, algunos exportadores amigos del Gobierno compraban barato, conseguían luego cupos de exportación y vendían a precio FOB internacional. Entonces, también había un sistema prebendario”, denunció.

Fuente: lagaceta.com.ar (actualización dinámica de TucumanActualidad.Com)