Menos plástico: la idea por la que premiaron a un grupo de tucumanos

98

El proyecto fue creado por estudiantes y fue galardonado en las Jornadas Internacionales de Jóvenes Emprendedores.

Hace 1 Hs

1

EL EQUIPO. De izquierda a derecha: Santiago Casanova, Bautista Garzón, Francisco Palou y Roberto Poliche.

Para cambiar nuestra realidad, la invectiva y el ingenio son claves. Sobre todo cuando se juntan en espacios donde las nuevas generaciones pueden potenciar sus proyectos. Este es el objetivo que moviliza las Jornadas Internacionales de Jóvenes Emprendedores, un evento anual organizado en Santa Fe por la Universidad Nacional del Litoral y la Federación Universitaria del Litoral.

La propuesta convoca a más de 800 estudiantes de distintas universidades y colegios del país para intercambiar experiencias en el rubro del emprendimiento. Este año fueron 71 los modelos de negocios que concursaron, pero fue una iniciativa tucumana la ganadora del premio a la “Mejor Idea Proyecto”.

Conocida como “Circclo”, la propuesta fue creada por Santiago Casanova y Roberto Poliche (ambos de 23 años y estudiantes de Comercialización en la Universidad Santo Tomás de Aquino) en el marco de su tesis. Sin embargo, los jóvenes buscaron ayuda más allá del salón de clases y también se sumaron al equipo Francisco Palou (23) y Bautista Garzón (21).

¿De qué se trata “Circclo”? La idea principal es reducir el empleo de plásticos de un solo uso y -para lograrlo- ellos decidieron apostar un nicho de mercado bastante curioso: el de los productos de limpieza.

“Lo que buscamos es volver a introducir en los hogares la filosofía de la reutilización y la economía circular. De ese modo se puede terminar con el hábito de consumo que implica comprar, utilizar y siempre desechar”, explica Santiago. Es así que, en vez de ir a alguna despensa o supermercado, ellos intermedian entre las marcas y las familias con el préstamo de envases reutilizables.

Los pasos son bastante sencillos. A través de un catálogo digital podemos elegir el producto que queramos (ya sea suavizante, jabón líquido, detergente, lavandina o limpiador multiuso) y su cantidad. Luego hay que hacer el pedido y esperar la entrega gratuita a domicilio.

Para mejorar el uso del servicio, la estudiante de Diseño Industrial Justina Mamfredi -también parte del grupo- le dio a los recipientes una forma ergonómica con tres posiciones de agarre y guardado.

Además de buscar una reducción considerable de plásticos, “Circclo” busca ser un apoyo para que las personas sean conscientes sobre qué y cómo se consume en sus hogares. “Al comenzar con la iniciativa, una de las frases que más nos marcaron fue que la contaminación es, en realidad, un error de diseño. Esto nos llevó a replantear una propuesta diferente a la convencional”, agrega Roberto Poliche.

¿Qué tan grave es el problema de los plásticos en Tucumán? Antes de la puesta en marcha del proyecto, los estudiantes hicieron una encuesta en 400 hogares. Como resultado ellos obtuvieron que -en promedio- cada seis meses se consumen 51 envases de un solo uso, únicamente en lo que respecta a los productos de limpieza.

Un camino complejo

Con la experiencia que fueron adquiriendo y las ansias de concretar sus metas a favor del medioambiente, Santiago Casanova acepta que ser emprendedor no es un camino fácil.

“A veces surgen frustraciones a las que hay que buscarles la vuelta, pero el error más grande es renunciar por temor al fracaso. Emprender significa estar abierto a las transformaciones del mundo. Es buscar y crear soluciones por nuestra cuenta sin esperar a que alguien más cambie las reglas del juego”, reflexiona el estudiante tucumano.


Esta nota pertenece al contenido premium y es exclusiva para suscriptores.

 

Comentarios