Merenderos y cocinas comunitarias de dos barrios recibieron verduras cosechadas de la huerta creada por la Municipalidad

73

Ya fueron recolectadas las primeras verduras de la gran huerta de más de tres hectáreas que está creando la Municipalidad de San Miguel de Tucumán en avenida Adolfo de la Vega al 500, y parte de la cosecha se entregó a dos merenderos del barrio Autopista Sur y a la cocina del Centro de Desarrollo Infantil “Caritas Felices”, del barrio Los Chañaritos. Lechuga, rabanito, remolacha y acelga son algunos de los vegetales que recibieron las instituciones que asisten a familias vulnerables.

El municipio de la Capital también avanza con la siembra de hortalizas de la temporada primavera-verano. Además, está distribuyendo semillas y plantines de frutas, hierbas aromáticas y verduras de estación, como tomate, albahaca, zapallo, melón, berenjena y poroto, entre los vecinos de los barrios Batalla de Tucumán y La Mago, entre otros aledaños a la huerta.

Las actividades se desarrollan en el marco del “Programa de Economía Social y Agroecología”, que la Municipalidad lleva adelante junto al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).  

Este martes, visitaron la huerta ubicada detrás de la Casa del Bicentenario y del Centro Integrador Comunitario “Adolfo de la Vega”, la diputada nacional Beatriz Ávila, en representación de su esposo, el intendente Germán Alfaro; el secretario de Desarrollo Social y Cultural, Carlos Ale; y el director del” Programa de Economía Social y Agroecología”, Eloy del Pino.

“A través de este proyecto de creación de huertas generamos producción orgánica, fomentamos el consumo de alimentos saludables y estamos ayudando a la economía familiar. Vamos a seguir apostando a que la huerta cubra todas las hectáreas que tiene este sector destinado a ella”, señaló Ale.

Por su parte, Eloy del Pino explicó que la huerta “se plantea como una producción sana, sin agroquímicos y sin venenos para el control de plagas ni de malezas”. El funcionario agradeció el acompañamiento del INTA que entrega las semillas al municipio y brinda el asesoramiento técnico. Además, resaltó el fin solidario de la cosecha. “La idea es entregar a dos comedores por semana cuando se estabilice la producción”, indicó.

A su turno, la diputada Ávila expresó: “Estamos muy contentos por esta decisión política del intendente Germán Alfaro, de recuperar estas tierras que estaban llenas de escombros y no se utilizaban y que fueron destinadas a la siembra de frutas, hortalizas y verduras, en un trabajo en conjunto del municipio con el INTA y con la participación de los vecinos”.

La parlamentaria recalcó la importancia de “poder introducir alimentación sana en este contexto económico y social tan difícil que estamos viviendo, sobre todo en los sectores más vulnerables”.