Violencia en el Gran Tucumán: durante el fin de semana se registraron cuatro asesinatos

203
Imagen ilustrativa (archivo).

Tres de ellos fueron a balazos y el restante a golpes con un matafuego.

Durante lo que va de este fin de semana en San Miguel de Tucumán y alrededores trascendieron hechos de violencia que terminaron con la muerte de cuatro personas.

El viernes, en un hecho de justicia por mano propia, un joven de 20 años fue apaleado y baleado al ser acusado de un robo. La víctima habría robado una moto y fue asesinado a golpes y de un disparo por vecinos.

En la madrugada del sábado en una discusión entre compañeros de trabajo, un joven de 31 años murió en un local de venta de comidas ubicado al sur de San Miguel de Tucumán. El presunto autor del homicidio, de 58, que habría utilizado un matafuegos para agredir a su víctima, fue aprehendido y quedó a disposición de la Justicia.

Anoche una mujer fue asesinada mientras manejaba una camioneta por barrio Sur, en la esquina de avenida Alem y Crisóstomo Álvarez. La víctima, Ana Elvira Dominé, de 52 años, esperaba en una camioneta que su hijo volviera de comprar cigarrillos; según testigos al menos dos personas que circulaban en una moto se pararon al  lado del vehículo y sin rodeos le efectuaron un disparo en la cabeza. Uno de los delincuentes habría extraído una bolsa que según indicaron testigos podría haber contenido $500.000. El hijo trasladó a su madre en la camioneta al hospital Padilla, donde falleció a los pocos minutos de haber ingresado. 

También en la noche de este sábado asesinaron a balazos a un hombre en barrio Vial. Arturo Torres, de 32 años, estaba parado en la esquina de Asunción y Pasaje Varela, junto a Dante Frías, de 35. Alrededor de las 22, fueron atacados a balazos desde una camioneta negra. 

Torres sufrió una herida en el pecho y Frías en la pierna, por lo que fueron trasladados de urgencia al Hospital Avellaneda. Por la gravedad de las lesiones que recibió Torres fue llevado al Centro de Salud, donde falleció esta mañana. Los investigadores presumen que podría haberse tratado de un ajuste de cuentas.